viernes, 18 de abril de 2014

Reseña Los Tres Nombres del lobo

Hola Muy buenos días que tal? me llamo Elena y soy colaboradora de este  blog.

Hoy os traigo una nueva reseña , en este caso se trata de Los tres nombres del lobo de  Lola P Nieva.

La verdad es que  cuando leí la sinopsis no me atrajo mucho pero investigando y leyendo opiniones de  los que ya le habían leído mi opinión cambio.

Y es que es una historia algo diferente  que comienza en el presente pero  se termina convirtiendo en una novela histórica medieval.

De este libro lo que me gusta es que es diferente a los demás en el la protagonista emprenderá un viaje por conocerse a si misma , es una novela que narra la educación de los sentimientos, el aprendizaje de la sensualidad , el descubrir el erotismo, la invención del apasionado desenfreno.




  Si queréis saber donde podéis obtener estos libros os puedo aconsejar donde, dejarme un comentario con vuestro correo o enviarme un correo asamybloggerpassion@gmail.com
  
  
Titulo: Los tres nombres del Lobo
Autor/a: Lola  P Nieva
Paginas:  420 págs.
Editorial: Vestales
Genero: Romántico historico/ Erotico
Serie:
Los Tres Nombres del Lobo #1
Idioma: Español
Fecha de publicación:  Diciembre de 2013

Calificación: ¿?








Sinopsis

Una novela que narra un viaje interior: una mujer que busca conocerse a sí misma. Desde la refinada sensibilidad árabe al ímpetu vikingo, en una travesía personal, íntima, en la que se abrirán nuevos paisajes, conocerá otras lenguas, costumbres, el placer de una gastronomía diferente, bailes, vestimentas, el despertar de los sentidos.

Una novela que narra la educación de los sentimientos, el aprendizaje de la sensualidad, el descubrir del erotismo, la invención del apasionado desenfreno. Un viaje para trazar un camino único, el recorrido del propio destino.

"A veces yo también deseo devorarte para que formes parte de mí, para tenerte en mi interior y protegerte de todo, para sentirte más cerca, para que seamos uno. Sé que lo que sentimos no es corriente; es algo diferente, más fuerte, más caótico, más intenso; casi sobrenatural."



Hasta aqui el post de hoy

¿Qué os ha parecido??

¿Conociais ya este libro?

Comenten,besos

jueves, 17 de abril de 2014

Un giro inesperado Cap.19 (Saga Always)

Buenos días seguidores:)!

Ya es Jueves siiiiii. Y tengo cosas que contaros;

La semana que viene el capitulo se pondrá el miércoles y no el jueves. Esto se debe a que el jueves que viene el blog cumple un año y tengo una sorpresa que daros. Así que atentas ¿eh?


Aquí os dejo todos los capítulos del anterior libro para las que comencéis a leer esta saga:

http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2013/10/relato-fanfic-capitulo-34.html

Y aquí tenéis los capítulos publicados hasta ahora de esta parte;

Capitulo 1; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2013/12/un-giro-inesperado-cap1-saga-always.html
Capitulo 2; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2013/12/un-giro-inesperado-cap2-saga-always.html
Capitulo 3; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2013/12/un-giro-inesperado-cap3-saga-always_25.html
Capitulo 4; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2013/12/un-giro-inesperado-cap4-saga-always.html
Capitulo 5; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/01/un-giro-inesperado-cap5-saga-always_2.html
Capitulo 6; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/01/un-giro-inesperado-cap6-saga-always.html
Capitulo 7; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/01/un-giro-inesperado-cap7-saga-always.html
Capitulo 8; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/01/un-giro-inesperado-cap8-saga-always.html
Capitulo 8.5; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/01/un-giro-inesperado-cap85-saga-always.html
Capitulo 9; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/02/un-giro-inesperado-cap9-saga-always.html
Capitulo 10; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/02/un-giro-inesperado-cap10-saga-always.html
Capitulo 11; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/02/un-giro-inesperado-cap11-saga-always.html
Capitulo 12; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/02/un-giro-inesperado-cap13-saga-always.html
Capitulo 13; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/02/un-giro-inesperado-cap13-saga-always.html
Capitulo 14; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/03/un-giro-inesperado-cap14-saga-always.html
Capitulo 15; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/03/un-giro-inesperado-cap15-saga-always.html
Capitulo 16; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/03/un-giro-inesperado-cap16-saga-always.html
Capitulo 17; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/04/un-giro-inesperado-cap17-saga-always.html
Capitulo 18; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/04/un-giro-inesperado-cap18-saga-always.html





CAPITULO 19
Mi mejor sueño y mi peor pesadilla




Me picaban los ojos de tenerlos tan abiertos. No quería ni tan siquiera perder un segundo en pestañear. Mis ojos recorrían sin descanso ese pequeño lugar. Era una sala no demasiado grande con un escenario en mitad, el cual estaba rodeado por elegantes sillones blancos y pequeñas mesas plateadas donde apoyar tu copa. Las paredes eran oscuras, pero como los sillones tenían un color claro y la sala se iluminaba a intervalos cortos con una luz azul, parecía haber más claridad que en cualquier otro club de sexo. A diferencia de otros, este no estaba oscuro y escondido, se podía ver todo perfectamente. Por ello mis ojos no pudieron dejar de observar todo. La sala estaba casi llena de mujeres y digo casi, porque había algún que otro hombre. En sus caras se podía ver lo mucho que estaban disfrutando del espectáculo. ¡Y qué espectáculo! Por cada mesa había una barra con un stripper dedicando su sensual baile a la mesa que le correspondía. ¡Madre mía, íbamos a tener un bailarín solo para nosotras tres! Todos y cada uno de los bailarines estaban extremadamente buenos. Algunos estaban ya en tanga y otros vestidos por completo, pero no había ninguno feo. Parecían sacados de las campañas publicitarias de los calzoncillos de Calvin Klein.

Los tres nos movimos y caminamos hasta una mesa sin decir nada. Estábamos tan embobados mirando esos cuerpos musculosos, brillantes y aparentemente suaves, que no nos dijimos nada. Solo cuando una camarera vino hasta nosotros y nos habló, reaccionamos.

— Buenas noches, bienvenidos al Edén. ¿Qué les gustaría tomar? —dijo la amable camarera.

— Yo a uno de esos —dijo Helen señalando a uno de los bailarines.

— Lo que quiere decir mi amiga es que las dos tomaremos un Cosmopolitan —dije reaccionando a tiempo.

— ¡Que sean tres! —dijo Izan sin tan siquiera mirar a la camarera.

Desde luego no podían poner un nombre mejor al club de sexo; el Edén, el paraíso de cualquier hombre y mujer, donde sin lugar a duda, también había manzanas prohibidas y serpientes tentadoras. Finalmente, cuando la camarera nos trajo nuestras bebidas y nos anunció que enseguida saldría nuestro bailarín, las palabras salieron solas de nuestras bocas.

— Creo que necesito un trago de esto —dije cogiendo mi bebida.

— ¡Madre mía! Siempre soñé con el cielo y ahora estoy en él —dijo Helen mordiéndose el labio.

— Helen, no creo que en el cielo haya tanto pecado —dije riéndome.

— En el mío sí —dijo ella sonriéndome.

— Y en el mío también. Qué más da, iré al infierno igualmente —dijo Izan haciendo que los tres rompiéramos a reír.

— Bueno, nos tomamos esta copa y nos…

No pude terminar la frase porque justo en ese momento un pedazo de hombre se puso delante de nosotros. Lo primero en lo que me fijé fue en su indumentaria. Pensaba que ya iba a salir completamente desnudo, pero para mi sorpresa, me equivoqué. Salía vestido con una gabardina negra y debajo parecía llevar un traje negro con corbata negra. El tío estaba para comérselo, tenía el color del pelo castaño claro y los ojos eran verdes. ¿Ojos verdes? ¿A quién me recordaba? Samantha, no pienses ahora en él. Tenía una cara redondeada y unos labios tiernos y carnosos. Por sus gestos parecía el típico hombre malote, ese que con solo verle a todas se nos derrite el corazón.

— Por lo que veo Izan cada noche vienes mejor acompañado —dijo el stripper mirándonos descaradamente.

— ¡Uy, no lo sabes tú bien Charlie! —dijo Izan sonrojado.

— Permítanme que me presente señoritas, soy Charlie y espero que disfruten conmigo esta noche. Las complaceré en todo lo que necesiten —dijo Charlie con una mirada pícara que casi me mata.

— Pues llévame a tu cama y házmelo todo de todas las maneras posibles —dijo Helen con cara de vicio.

— ¡Helen! —dije llamándola la atención mientras Charlie nos sonreía y comenzaba a bailar.

— ¿Qué? Anda que no habrá escuchado cosas peores este hombre. Esta para comérselo con traje y todo —dije Helen devorándolo con la mirada.

Charlie, el bailarín, comenzó a bailar y a seguir el ritmo de la música bajo la atenta mirada de nosotros tres. Era imposible no mirarle. Era guapo, sexy y bailaba tremendamente bien. No solo me fijé en su cuerpo perfecto, sino también en sus preciosos ojos que no dejaba de mirarnos ni un solo segundo. Su cuerpo nos provocaba, pero su mirada conseguía derretirnos. Era un provocador nato, sabía perfectamente como enganchar a una mujer para que no le dejara de mirar ni un solo segundo. Pronto, empecé a darme cuenta que no nos miraba a los tres de forma general, sino que me miraba a mí. No quería ser creída, pero estaba completamente segura de ello.

— ¡Vamos, quítate esa gabardina buenorro o te la arranco yo! —dijo la loca de Helen.

— ¡Helen, por favor! Contrólate un poquito —dije algo avergonzada.

— ¿Qué tal si me la quitas tu preciosa? —dijo Charlie bajando del escenario y poniéndose entre mis piernas.

— Eh, yo, yo, eh, no…—dije totalmente sorprendida por su atrevida acción.

— O se la quitas tú o se la quitó yo —dijo Izan alargando su mano para intentar tocarle.

— Oh, Charlie te aseguro que mi amiga está mucho más necesitada que yo —dijo Helen la muy pervertida.

En ese momento, quería matar a Helen por lo que había dicho y descuartizar a Izan por traernos a este lugar. Pero en vez de llevar acabo mis pensamientos, me quede cortada y comencé a sonrojarme. Tenía a un hombre muy atractivo entre mis piernas y él me estaba pidiendo que le desnudara. Intenté pensar que todo esto solo era un juego para divertirnos pero cuando él se abalanzó sobre mí para susurrarme algo, todos mis pensamientos se desvanecieron totalmente de mi cabeza.

— Una mujer tan preciosa como tú no debería de estar necesitada. Déjame complacerte, estaré encantado de hacerlo contigo —dijo Charlie agachado y pegado a mí.

Las palabras “hacerlo contigo” sonaron tan sensuales en su boca que por un segundo pensé que me encontraba en pleno acto sexual con ese hombre. Mis sospechas eran ciertas, le gustaba, sus palabras directas lo dejaban más que claro. Me quedé totalmente paralizada. No sabía que hacer o decir. ¿Qué había que hacer cuando un hombre tan atractivo se ponía entre tus piernas y te decía esas cosas? ¿Existía algún tipo de manual? Si había un libro de instrucciones para salir de estas situaciones le necesitaba ya. Charlie, al ver mi cara de sorpresa comenzó a actuar por mí. Cogió mis manos y las colocó en su firme pecho bajándolas lentamente mientras se movía de forma sensual hasta llegar a sus caderas. Yo estaba exhausta y con la boca abierta. Al darme cuenta de ello, cerré la boca. Charlie no dejaba de mirarme de una forma muy provocativa que hacía revolverme todo. Sin lugar a dudas había atracción. Pero aparté esos pensamientos a un lado y decidí actuar basándome en la idea principal de hoy; divertirme. Solté sus manos y dejé de guiarme por él. Ahora mandaba yo. Puse mis manos en su gabardina y fui desabrochándosela poco a poco. Él, sorprendido por mi nueva actitud, dejó que yo hiciese lo que quisiera con su cuerpo.

Una vez que desabroché su gabardina, la bajé por sus enormes y musculosos hombros y la tiré al suelo. Charlie se quedó únicamente con un pantalón de vestir y la corbata al cuello. Como si él me leyera la mente, se alejó un poco de mi para que yo y todos los demás pudiéramos ver los innumerables músculos de su abdomen. ¿A caso un hombre podía tener tantos músculos en un espacio tan pequeño? Tenía que ser imposible. Todo estaba firme, terso y muy bien proporcionado. ¿Sería igual en todos lados? Instantáneamente alejé esos pensamientos de mi mente y volví a lo que tenía delante en ese momento. Charlie comenzó a mover las caderas de una forma tan sexual que era imposible que mi mente no pensara en cosas viciosas. Nunca antes había visto a un hombre mover tan bien las caderas. De nuevo, me sorprendió cuando se tiró al suelo y comenzó a moverse de tal forma que su perfecto culo subía y bajaba una y otra vez, como si debajo de él hubiera una mujer y estuviera dándola el mayor placer del mundo. Dejé de mirar su culo y me centré en su cara, necesitaba distraer la mirada. Pero no lo conseguí. Su cara era de puro placer y se intensificaba todavía más cuando sus dientes mordían uno de sus labios carnosos.

Comencé a notar unos sudores por todo el cuerpo. Tenía demasiado calor. Comprobé si era la única a la que le estaba sucediendo esto, pero al ver a Izan y Helen abanicándose con una mano, los entendí. O acababa este baile pronto o iba a necesitar litros de agua para calmar mi sed. Antes de que pudiera reaccionar, Charlie llegó hasta donde estaba y se sentó encima de mí sin llegar a poner todo su peso. Nuevamente se volvió a pegar a mí y me dijo;

— ¿Por qué no tiras de aquí preciosa? —dijo Charlie metiendo mi mano en la cintura de su pantalón.

De nuevo me quedé muda. Sus palabras, el calor de su cuerpo y la clara atracción física me dejaban totalmente paralizada. Quería descubrir que escondían esos pantalones, así que no lo dude un segundo, me puse de pie y me agaché para tirar con todas mis fuerzas de su pantalón. Este se despegó de su cuerpo con una facilidad increíble y cuando volví a mirar, su cuerpo estaba únicamente tapado con un pequeño tanga de color azul. Inevitablemente baje la mirada hasta sus partes nobles y una vez que mis ojos se quedaron posados en ese lugar, casi me atraganto. ¡Madre mía, lo que tenía ese hombre escondido en ese pequeño tanga! Era imposible que algo tan grande se pudiera esconder en algo tan pequeño. Poco a poco fui levantando la mirada para recorrer su cuerpo muy lentamente. Pero cada vez que subía un poco más, me quedaba más alucinada. ¡Ese hombre era puro músculo! Hasta yo tenía más grasa suelta que él. Tenía todo muy bien marcado y en su sitio.

— ¡La madre que lo trajo! Pero, ¿qué tienes tú entre las piernas? —gritó Helen alucinada.

Ese grito de Helen hizo que mi mente reaccionara, aparté la vista de su cuerpo y le miré a la cara. Tampoco quería que Charlie se lo creyera, aunque la verdad, él no parecía de ese tipo de hombres que se lo tienen todo creído. Antes de que pudiera reaccionar, intuí en su mirada que quería decirme algo. Se acercó a mí y su cuerpo, prácticamente desnudo, se pegó al mío. Pude sentir como su brazo se posaba en mi espalda para atraerme hacia él.

— Me encanta que una mujer me quite los pantalones, pero que una mujer como tú me los quite, hace que me sienta el más afortunado de esta sala —dijo Charlie de forma muy sensual en mi cuello.

Vale. Confirmado. Mis calores internos habían pasado a ser una fiebre africana muy mala. Me estaba derritiendo literalmente por dentro y por fuera. Necesitaba agua fría ya. Por suerte, el baile de Charlie no duró mucho más. Después de sus palabras, bailo un rato más sobre el escenario, tiempo que utilizamos para mirar disimuladamente su culo duro, y cuando terminó, le pedí rápidamente a Helen que me acompañara al baño. O me echaba agua fría por la cara o no iba a salir viva de este club.

— Dime que llevas un consolador en el bolso —dijo Helen totalmente acelerada mientras caminábamos hacia el baño.

— Pues sinceramente, no me da por llevar ese tipo de cosas en el bolso —dije mirándola escandalizada.

— Pues a mí sí, pero hoy se me ha olvidado. Me consolaría con Charlie pero está claro que a ese tío le gustas. Solo ha tenido ojos para ti esta noche —dijo Helen la celestina.

— ¡Ya será para menos! Seguro que eso se lo hace a todas las clientas —dije quitándole importancia al asunto.

Olvidé lo que Helen me había dicho y me centré en llegar correctamente al baño. No quería meterme en cualquier otra ruta por accidente. Además, para llegar hasta el baño, teníamos que volver a toparnos con la “Ruta del placer”, el lugar donde se producían intercambios de pareja, sexo y otras cosas. Justo cuando llegamos hasta dicho cartel, vimos que al fondo un letrero con luces mostraba la puerta del baño. Comencé a caminar por el pasillo pero una mano me agarró por el brazo y me detuvo. Me giré para ver quién era el osado u osada que me impedía llegar hasta el baño y calmar mi fuego con agua tibia. Cuando lo hice, vi que la persona que me agarraba el brazo era Helen. En ese momento me di cuenta de que no me miraba a mí, sino a otra persona y su enfado era más que evidente.

— ¿Qué narices haces tú aquí? —dijo Helen a un hombre que salía de la “Ruta del placer” acompañado por dos chicas.

— Haciendo amigas, ¿y tú? —dijo una voz muy familiar.

— ¿David? —dije con dudas.

— Hola Samantha, encantado de volver a verte. Te veo muy guapa —dijo David con una sonrisa.

— Ni se te ocurra hacer la pelota a mi mejor amiga porque te pego un guantazo que se te borra la sonrisa en dos segundos —dijo Helen arrimándose peligrosamente a David.

— Helen, tranquila. Vámonos —dije poniéndome en medio e intentando apartarla de él.

— Pequeña, me aburro contigo sexualmente y no eres constante. Además, si tú te tiras a otros, ¿por qué no me puedo tirar yo a dos y a la vez? —dijo David en un tono chulesco.

— ¡Lo mato! —dijo Helen agarrando a David por la camiseta para darle un golpe.

— No, no, Helen para —dije intentando detenerla.

Como era de lógica, David se había enterado de sus escarceos amorosos con Ian. En cierto modo, podía entender cómo se sentía David, pero desde luego sus palabras no habían sido las más adecuadas. Se merecía un buen golpe por hablarle así a Helen, así que en vez de agarrarla para que no le golpease, dejé que lo hiciera. Cuando las chicas que lo acompañaban vieron la furia de mi mejor amiga, salieron corriendo, momento en el que ella aprovecho para darle un tortazo y una patada en la entrepierna. Una vez que lo hizo David se tiró al suelo agarrándose sus partes nobles. Era el momento de sujetar a Helen. Ya le había dado su merecido.

— ¡Eres un desgraciado! Pero, ¿sabes qué? Me da igual. No vas a encontrar en toda tu vida a otra mujer como yo y que te haga las cosas que yo te hacía en la cama.

— Salgamos de este lugar, Helen —dije cogiéndola del brazo.

— Si, será lo mejor —dijo ella mirándolo con decepción.

Tanto a Helen como a mí, se nos había pasado todos los calores sexuales de golpe. No necesitábamos ir a ningún baño. Sabía que lo único que quería Helen en ese momento era salir de ese lugar para no volver a encontrarse con David. Así que volvimos para buscar a Izan y salir de allí. Cuando llegamos nos le encontramos de pie hablando animadamente con Charlie.

— Izan, nos vamos. Helen no se encuentra bien y quiere volver a casa —dije discretamente.

— Oh, entonces nos vamos. Ya nos veremos otro día Charlie —dijo Izan despidiéndose.

— Encantada de haberte conocido, ya nos veremos —dije despidiéndome de Charlie.

— Espera, dame un minuto por favor —dijo él agarrándome del brazo.

Los ojos de él me suplicaban que le diese ese minuto y aunque lo único que quería en era salir de allí, se lo concedí. Les hice un gesto a Izan y a Helen para que me esperarán fuera mientras yo hablaba con él. Una vez que nos dejaron solos, él se pegó a mí agarrándome por la cintura y me dijo;

— Nunca he dicho esto a un clienta, pero hay algo en ti que me atrae de una forma especial. Me gustas y no tiene nada que ver con que seas famosa. Creo que una mujer tan guapa como tú debería tener a su lado a un hombre que la ame, la trate bien y la haga gritar de placer todas las noches. Espero que me des la oportunidad de ser ese hombre y que nos podamos conocer más.

Dicho eso, Charlie metió una tarjeta en el bolsillo delantero de mis vaqueros, haciendo que sus dedos rozaran mi ingle. Me moví nerviosa sin saber que hacer o decir. Ahora tenía claro que las intenciones de Charlie iban mucho más allá, pero tampoco sabía que responderle. Él notó mi inquietud y se apartó de mí, se agachó y me dio un ligero beso en una de las comisuras de mis labios sin llegar a tocarles. Me quedé totalmente sorprendida por su contacto. Después de eso, me sonrió y se fue, dejándome algo desubicada. ¿A caso podía haber más mundo después de Rob? Ni siquiera podía definir lo que sentía por Charlie, pero estaba claro que algo me había removido por dentro. Sin querer pensar más en ello, me moví y salí de ese lugar. Yo también lo necesitaba. En cuanto, el aire fresco me inundó cara poro de mi piel comencé a pensar con claridad; tenía sueño y quería volver a casa.

En el coche le fui explicando a Izan el motivo por el que habíamos decidido salir del club. Lo intenté contar con toda la delicadeza del mundo ya que Helen parecía realmente triste, aunque la ocultara bajo una cara de enfado. Después de eso nadie dijo nada. El ambiente estaba extraño y yo no quería decir a Helen la mítica frase de; te lo dije. Ya bastante tenía. Una vez que llegamos a casa, ella se fue directa a su cuarto sin decir nada y yo me fui al mío. Ella necesitaba su espacio para pensar en lo sucedido y yo necesitaba dormir. Al ponerme el pijama vi que la tarjeta que me había dado Charlie con su número de teléfono se me había caído al suelo. Me agaché a recogerla y la dejé encima de mi mesita. No quería perderla, nunca se sabía lo que podía suceder. A pesar de que me acosté a la cama pensando en Charlie y sus sensuales palabras, mi último pensamiento antes de caer rendida fue para Rob.

Al día siguiente cuando desperté, pude sentir que había dormido mucho. Comprobé la hora en mi móvil y vi que eran las cinco de la tarde. Había dormido casi doce horas seguidas. Estaba claro que necesitaba una cura de sueño porque en mi vida había dormido tantas horas seguidas. Decidí coger mi móvil y levantarme en busca de Helen. Tenía pleno conocimiento de que ella iba a estar en cualquier esquina de la casa ahogando sus penas. Así que comencé a buscarla. Al cabo de un rato la encontré en su habitación, metida en la cama con su pijama de ositos rosas para la depresión y un enorme bote de helado de chocolate. Helen nunca mostraba de forma tan clara sus emociones, pero hoy estaba claro que se sentía mal. Caminé hasta su cama, aparté las sábanas para meterme en ella.

— ¿Cuantos tarros de helado llevas? —dije desviando el tema.

— Este es el tercero —dijo ella con voz de pena.

— No he desayunado ni comido, y creo que es hora de la merienda, ¿me das un poco?

— Sí, toma sino me acabaré todas las reservas de helado de chocolate que haya en la ciudad —dijo ella mirando al infinito.

— Mi pequeña traviesa, vaya lío has formado —dije metiéndome la primera cucharada de helado.

— ¿Te lo puedes creer? Los hombres juegan con las mujeres y les sale todo bien. Pero si somos nosotras las que jugamos con ellos, nos sale el tiro por la culata —dijo Helen decepcionada.

— Entiendo cómo te sientes y entiendo por qué lo hiciste. Pero si ellos juegan contigo, tú no caigas en el mismo error. Sé mejor que ellos —dije sabiendo que la venganza nunca era buena.

— Solo quería sentirme querida —dijo Helen empezando a llorar.

— Pero, ¿cómo dices eso tonta? Yo te quiero y lo sabes —dije abrazándola.

— Ya pero tú eres mi mejor amiga. Sabes que antes de venirme a Los Ángeles nunca había estado con ningún hombre, pensaba que les espantaba a todos por mi físico. Y cuando David empezó a salir conmigo pensé que lo hacía por pena. Un chico como él no sale con una chica como yo. Por eso, cuando tú volviste a España, encontré la excusa perfecta para dejarle. Quería comprobar si él me quería de verdad y si yo me había enamorado o no del primero tonto que se me cruzaba.

— Entonces, ¿qué pasó con Ian? —dije curiosa.

— Cuando volvimos, seguía enamorada de David. Pero él ya había encontrado una sustituta con veinte kilos menos que yo. E Ian me hizo volver a sentirme guapa y especial. Nunca pensé que un hombre de su estilo se pudiera fijar en una chica como yo. Se convirtió en un reto y lo conseguí.

— Helen, a los hombres no solo les gustas por tu desparpajo y alegría, también les gusta tu cuerpo aunque no seas de la obsesiva talla 36.

— Poco a poco me he ido dando cuenta de ello, pero antes pensaba que no iba a poder gustar a ningún hombre. La cosa es que, a pesar de que con Ian me lo paso muy bien, cuando veo a David algo se me remueve y creo que todavía estoy enamorada de él. Pero después de lo que vi anoche ya no sé nada —dijo Helen rompiendo a llorar.

— Tranquila pequeña, ahora es demasiado pronto para que puedas pensar con claridad. Deja pasar el tiempo y hazte una desintoxicación de hombres. Puede que en unos días y tras muchos tarros de helados, llegues a alguna conclusión clara —dije tranquilizándola.

— Lo que tengo claro es que no me voy a arrastrar por ningún hombre —dijo Helen sacando su furia interna.

No quise decirla nada más, conocía a mi mejor amiga y sabía que estaba claramente colada por David. Pero gracias a su orgullo y las preciosas palabras que le había dedicado él ayer, ella no iba a hacer nada. Solo el tiempo decidiría que pasaría entre ellos dos. Si el destino quería volver a unirles, lo haría. Después de unos cuantos lloros, abrazos y tarros de helados, mi móvil sonó avisándome de un nuevo mensaje. De nuevo, miré la hora y comprobé que ya era de noche. Hoy tenía un descontrol total con la hora. El mensaje era de un número desconocido, así que lo abrí para saber de quién era y que ponía.

<< Rob está totalmente descontrolado. Me han llamado del bar The night diciéndome que ya no le pueden servir más copas porque está demasiado borracho, pero no tienen forma de sacarle de allí. La cienega Blvd 398 >>

Andrea. Genial, hoy tocaba noche de rescate. Pero había algo que no entendía; ¿Por qué Rob salía hoy a emborracharse? ¿Por qué no había salido ayer después del cabreo que se cogió en el rodaje? Quería intentar entender si sus continuas recaídas en el alcohol se debían a nuestras discusiones, o si en cambio venían derivadas de las malas compañías, las cuales se podían resumir en un único nombre; Katherine. Tenía que comprender la base del problema para poder ayudarle. ¿Quién era el problema entonces, Katherine o yo?

Quince minutos después estaba saliendo por la puerta y montándome en un taxi con dirección a ese bar. Otro de mis problemas era el transporte, tenía que comprarme un coche. Era más barato y cómodo. En el fondo, echaba de menos mi Mini y Helen también. La pobre la había abandonado completamente con su depresión y sus botes de helado. No quería dejarla sola, pero en cuanto vio el mensaje, prácticamente me echó de su lado. Empezaba a pensar que la opinión que tenía ella sobre Rob, estaba empezando a cambiar. Al principio le odiaba, pero ahora simplemente lo aceptaba y que Helen en estos momentos aceptara a un hombre, ya era un paso muy grande.

En poco menos de media hora, el taxi me dejó en la puerta de dicho bar. Para ser sinceros, era un bar de mala muerte. Había mejorado con respeto al otro en el que tuvimos que salir huyendo a toda velocidad, pero este me seguía transmitiendo malas vibraciones. Entré sin que nadie me impidiera el paso, y en cuanto abrí la puerta, un olor a sudor, tabaco y orina invadió mis fosas nasales. El bar era un local viejo cubierto de madera vieja y desgastada. A penas había decoración y la poca que había, algún que otro cuadro o escopeta, estaba cubierta por una espesa capa de polvo. Intenté no respirar por la nariz para evitar oler dicho ambiente respirando únicamente por la boca. Observé la gente que se encontraba allí, y a diferencia del otro local, este no me daba miedo sino más bien pena. La mayoría de los hombres y mujeres que se encontraban allí tenían caras deprimidas. Sus ojos estaban clavados en el vaso que sostenían lleno de alcohol hasta arriba, como si allí estuviese la solución al estado en el que estaban. Eran blancos fáciles, gente con una gran tristeza, la cual les ayudaba a caer en el pozo más oscuro con litros de alcohol en su sangre para evitar que la caída les doliera. Sin lugar a dudas, una gran equivocación. El alcohol no borraba el daño o el dolor que pudieras sentir y tampoco te hacia olvidar, solo te nublaba el juicio, al igual que el helado de chocolate que comíamos Helen y yo. La diferencia estaba en que el helado no podía destruir a las personas que lo tomasen ni a la gente que estuviese cercana que intenta ayudarte.

Rob se encontraba en la barra del bar con la misma expresión de tristeza que tenían las demás personas. Era uno más. Lo observé y realmente me dolió verlo así. Entendía parte de su sufrimiento, pero verlo castigarse a sí mismo de esa forma, me entristeció. No se merecía esto. Ni siquiera era capaz de sostener mis ojos en su expresión triste y ausente. No sabía porque Rob no era feliz, pero tenía claro que no quería verle así nunca más. Le ayudaría a encontrar la felicidad conmigo a su lado o sin mí.

Hasta ese momento, Rob no se había dado cuenta de mi presencia pero tenía que sacarle de ese lugar cuanto antes, así que caminé hacia donde se encontraba. En cuanto comencé a acercarme, él giró su cabeza de inmediato. Era como si me hubiese olido, solo había dado unos pasos. Al principio sus ojos mostraron algo parecido al alivio, pero segundos después, cambió totalmente la expresión de sus ojos y comenzó a sonreír de forma irónica. Ahora mi presencia le molestaba.

— Al final va a ser cierto lo de que me persigues —dijo Rob en un tono molesto.

— Rob, vámonos. Te llevaré a casa —dije sin querer entrar en su juego.

— Nuuoo pienso irme a ningunnnn lllllado contigo —dijo Rob trabándose con sus propias palabras y mostrando su clara borrachera.

— Déjate de tonterías. Venga, nos vamos —dije acercándome a él y cogiéndole del brazo.

— No me toques puta —dijo Rob apartándose de mí bruscamente.

— Perdona, ¿qué me has llamado? —dije sin creerme lo que había salido por su boca.

— Eres una puta y quieeero que te largues —dijo él insistiendo.

— Ya le has oído chica. Lárgate —dijo Katherine saliendo de las sombras con una sonrisa de suficiencia y apoyando todo su cuerpo encima de Rob.

Mis ojos y mis oídos no se creían lo que estaban percibiendo. ¿A caso estaba teniendo mi peor pesadilla? Esto tenía que ser un sueño, un mal sueño y el problema era que no sabía cómo iba a salir de él.




¿Que os ha parecido el capitulo? ¿Os ha gustado? Yo me quedaba tranquilamente con Charlie una noche ¿eh? jajajaja
 
Comenten

Besitos Dulzuras


La semana que viene el capitulo se pondrá el miércoles y no el jueves. Esto se debe a que el jueves que viene el blog cumple un año y tengo una sorpresa que daros. Así que atentas ¿eh?

miércoles, 16 de abril de 2014

Chats privados; Los papasitos de la literatura moderna#29

Seguidores!!!

Los chats llegan a su fin. El día 30 de Abril publicaré el ultimo post de chats, este es el anteultimo. Sé que algunas estáis muy enganchadas a ellos y que nos hacen reir un montón, pero por el momento no habrá mas.

Deciros que se clausuran no porque yo quiera, sino porque sus creadoras ha dejado de hacerlos. No se si en algun momento habrá o no mas. Si vuelven a escribirlos os avisaré;)

Así que no nos queda otra que disfrutar de lo poco que nos queda...



Empezamos chicas, disfrutenlo ;)
















Pues hasta aquí los chats de hoy. ¿Que os han parecido? Yo creo que han estado tan graciosos como siempre jejeje

Recordad que el Miercoles 30 de Abril publicaré los ultimos chats.

Comenten

Besitos Dulzuras

martes, 15 de abril de 2014

Reseña Si decido quedarme

Hola Muy buenos días que tal?

Me llamo Elena y soy colaboradora de este blog

Hoy vengo con una nueva reseña , en este caso se trata de  Si decido quedarme de  Gaylen Forman.

La verdad  es que este libro me atrajo muchísimo desde el momento en que lei la sinopsis, el tema que en el se trata  no se suele tratar en libros normalmente , y quizá por eso me ha intrigado tanto saber como se desarrolla la historia .

Me parece un libro diferente lleno de sentimientos y que te hace reflexionar

Yo aún no le pude leer pero las opiniones que he leido hablando de lo impactante de la historia, de las emociones que te hace sentir y como la historia se presenta sin tapujos y totalmente clara.

Si queréis saber donde podéis obtener este libro os puedo aconsejar donde, dejarme un comentario con vuestro correo o enviarme un correo a samybloggerpassion@gmail.com


Espero que disfrutéis de esta reseña ;)

Titulo: Si decido quedarme
Autor/a: Gayle Forman
Paginas:192
Editorial:Salamandra
Genero : juvenil/drama
Serie:SI decido quedarme  #1
Idioma: Español
Fecha de publicación: 2009
Calificación: ¿?






Sinopsis


Mía tiene diecisiete años, un hermano pequeño de ocho, un padre músico y el don de tocar el chelo como los ángeles. Muy pronto se examinará para entrar en la prestigiosa escuela Julliard, en Nueva York, y, si la admiten, deberá dejarlo todo: su ciudad, su familia, su novio y sus amigas. Aunque el chelo es su pasión, la deci sión la inquieta desde hace semanas. Una mañana de febrero, la ciudad se levanta con un manto de nieve y las escuelas cierran. La joven y su familia aprovechan el asueto inesperado para salir de excursión en coche. Es un día perfecto, están relajados, escuchando música y charlando. Pero en un instante todo cambia. Un terrible accidente deja a Mía malherida en la cama de un hospital. Mientras su cuerpo se debate entre la vida y la muerte, la joven ha de elegir si desea seguir adelante. Y esa decisión es lo único que importa.

Titulo: Lo que fue de ella
Autor/a: Gayle Forman
Paginas: 224
Editorial:Salamandra
Genero : juvenil/Drama
Serie:SI decido quedarme  #2
Idioma: Español
Fecha de publicación:Octubre de 2012
Calificación: ¿?






Sinopsis

Han pasado tres años desde que Mia, tras el trágico accidente, dejó su ciudad natal en la Costa Oeste para iniciar su nueva vida en Juilliard, el prestigioso conservatorio de Nueva York. Y también tres años desde que abandonó a Adam sin darle explicaciones. La idea de perder a Mia supuso para Adam un auténtico tormento, que cristalizó en un puñado de desgarradas canciones que los catapultaron a él y su banda, los Shooting Star, a la fama.
Ahora, convertido en una estrella de rock, con una novia famosa y acosado continuamente por fans y periodistas, Adam vive sumido en un estado de permanente hastío y confusión. Hasta que una noche, en Nueva York, su camino vuelve a cruzarse con el de Mia, convertida ya en la excepcional chelista que prometía ser.
El inesperado encuentro se prolongará hasta el amanecer y les brindará la ocasión de abordar lo que ocurrió realmente en el pasado y lo que el futuro podría depararles.


Hasta aqui la reseña de hoy 

¿Qué os ha parecido?

¿Le conociais?

Comenten,besos



lunes, 14 de abril de 2014

Frases de libros

Buenos días seguidores:)!

Empezamos esta corta semana. Si en España tenemos la suerte de que esta semana (la mayoría) solo vamos a trabajar 3 días. Así que tranquilas chicas se pasará rápido;)





Una vez dicho esto vamos con las frases que me habéis ido enviando...

Quiero que en esta sección participemos todos, no solo yo. Por eso quiero que me enviéis vuestras frases de los libros que queráis a mi correo samybloggerpassion@gmail.com . Podéis enviarme una foto que hayáis sacado con vuestro teléfono o directamente la frase. Eso como queráis;)




Frase de Jazmin, seguidora del blog;




(Leal, saga Divergente, Verónica Roth)



Frase de Belen, seguidora del blog;


"—Verónica… ¿te casarías conmigo?
La voz sonó extraña, y le temblaba la mano. Así de conmovido estaba.
Ella sintió que la tierra se hundía bajo sus pies. Su corazón había dejado de latir.
Creyó que estaba soñando. Se aferró a la servilleta para sentir algo real, algo palpable, porque a su alrededor todo era confuso, como en una neblina. Lo único que estaba definido ante sus ojos era Alex, y la sortija que tenía en la mano. A duras penas logró articular una frase…
—¿Por qué? –susurró.
Diablos, él no se esperaba una pregunta. Él quería una respuesta. ¿Por qué? Bueno, podía con eso, le sobraban los motivos, le diría por qué.
—Porque te amo más que a mi vida. Porque lo último que quiero ver antes de dormir y lo primero al despertarme es tu bello rostro, mi amor. Porque eres la persona más fascinante que he conocido, y lo único que hago es pensar en ti. Estás en cada uno de mis actos, estás dentro de mí. Eres tan especial, Verónica.
Le brillaban los ojos. De pronto recordó algo de su Cuba natal:
—Cuando tú naciste los ángeles cantaron… Así de especial eres. Tú eres única.
Desde que llegaste a mi vida, todo cambió. Amo todo lo que me ha ocurrido, incluso el sufrimiento ha cobrado sentido, porque todo me condujo a ti, a este momento…
Las lágrimas rodaban por las mejillas de Verónica."

(Por esa boca, Mariel Ruggieri)




Frase de Rosa, seguidora del blog;


“Unas semanas antes de Halloween caí enfermo. Estuve sin ir al colegio más de diez días porque tenía fiebre muy alta. Uno de los días que estuve en cama , tuve un sueño. Soñé que yo era un puma, estaba en el bosque. Y de repente una niña me encontraba. Se acercaba a mí, yo tenía miedo pero ella me calmaba. Me acariciaba la cabeza y me sentía feliz. Después desperté.
Pensé que si me disfrazaba de puma ese año, esa niña, que tenía que ser real, me encontraría.
Pasaron los años y esa historia se quedó en mi cabeza como una anécdota nada más.
Sin embargo, el día que empecé a trabajar en TAW, cuando me dijeron quera el cumpleaños de una tal Julia, que se sentaba allí, pero que llegaba tarde, vi entre tus fotos, a esa niña de mi sueño. Julia, eras tú. No sé cómo, no puedo explicarlo, sé que es imposible pero la niña con la que soñé eras tú.
Después seguí mirando tus recuerdos y me enamoré de ti, de la persona que eras. Y cuanto te vi por primera vez...¡Casi no podía respirar! Solo quería estar cerca de ti, conocerte, escuchar tu voz, oler tu piel, tocar tus manos, besar la boca...”

(Las hojas de Julia, Maria Jeunet)





Frase de ADM, seguidora del blog;



«Un buen libro es la preciosa savia para un espíritu magistral, embalsamado y atesorado con el propósito de dar vida más allá de la vida»

(La bibliotecaria, Logan Belle)




Frase de Mayli, seguidora del blog; 



(Saga Crossfire, Sylvia Day)





Frase de Elena, colaboradora del blog;


" Cuando te conocí , era una mujer negada para muchas cosas, pero tu me enseñaste a creer que la felicidad en la pareja existe ,me besaste ,me animaste a bailar, me regalaste flores ,enamoraste a mi hija, a mi abuela y yo... yo no me porté bien contigo , pero quiero que sepas que estoy dispuesta a  pedirte disculpas todos los días hasta que me perdones.
Te quiero y necesito que me quieras .

Escuchar ese " te quiero  y necesito que me quieras " era lo máximo que Björm podía escuchar.
Él nunca se había atrevido a decirle esas palabras, pero allí estaba ella, diciéndoselas,mientras con ojos suplicantes le pedía una nueva oportunidad. "


(Sorprendeme, Megan Maxwell)




Hasta aquí las frases de hoy. Siento deciros que no me voy a quedar con la frase de Divergente, me enfade mucho con ese libro y la autora. Hoy creo que me voy a queda con la de Crossfire. Esta claro que esa serie engancha.


Y vosotras, ¿con cual os quedáis?

Espero vuestras frases;)

Comenten

Besitos Dulzuras