viernes, 1 de agosto de 2014

Reseña Sex Antología Erótica 2.0

Buenos días seguidores!

Hoy soy yo la que os traigo una reseña que es muy especial para mi. ¿Os acordáis de 8 corazones y  San Valentín (antología en la que participe)? Pues bien, este verano nos hemos vuelto a reunir todas las autoras y junto con otras cuantas, hemos hecho la Antología 2.0. La diferencia entre la anterior y esta, es que la primera era de estilo romántico y la segunda es erótica.

Como os he dicho, en este caso se trata de catorce relatos eróticos.

Espero que os guste y sobre todo que me deis vuestra opinión en cuanto podáis leerlo:)

Si aún no pudisteis leer Ocho corazones y un San Valentín (Antología 1.0), os dejo el enlace de descarga a continuación:







¿Quieres saber como puedes conseguirlo?

Este libro es totalmente GRATUITO. Puedes descargarlo gratis en el enlace que te dejo a continuación. Solo tienes que pinchar el enlace y una vez que se abra la página pinchar en donde pone Descarga Gratuita. Una vez que pinches ahí, se te abrirá en formato PDF, lo guardas y ya es tuyo.

Enlace de descarga:

https://sites.google.com/site/sexantologiaerotica/





Título: Sex! Antología Erótica 2.0
Autores: Anele Callas, Chloe Santana, Elena Montagud, Eva P.Valencia,Iris T.Hernandez ,Luisa Fernanda Barón, Lydia Alfaro ,Lydia Syquier ,Marta de Diego, Pilar Trujillo ,Rose B.Loren, Verónica García Montiel, Castalia Cabott y Samanta Rose Owen 
Editorial: Nueva editorial digital
Páginas: 241
Género:  Erótico
Serie: Antología 2.0
Idioma: Español
Fecha de publicación: 1 de Agosto de 2014
Precio: GRATUITO








Sinopsis

Se trata de un libro de relatos cortos escrito por catorce escritoras.Todos los relatos son de estilo erótico y  transcurren en el verano. Aunque cada relato es completamente diferente, cada autor ha dejado su propia marca y se notan los diferentes estilos.

Amor, erotismo, comedia, fantasía, romanticismo y realidad se mezclan en esta Antología.


¿Te la vas a perder?


Enlace de descarga:

https://sites.google.com/site/sexantologiaerotica/




Por favor, en cuanto leáis el libro dejar en este post vuestras opiniones. Las autoras estamos deseando saber si os ha gustado este trabajo;)


Nuestra mayor ilusión es saber si os ha gustado cada relato. En mi caso se trata de un tema diferente a lo que he escrito por lo que me hace especial ilusión saber si os ha gustado.



Comenten


Besitos Dulzuras

jueves, 31 de julio de 2014

Un giro inesperado Cap.33 (Saga Always)

Muuuuy pero que muy buenos días chicas:)!

Hoy es el primero de los tres últimos capítulos de mi novela y como decía ayer en mi Facebook; me tiemblan las piernas!!! ¿Estáis preparadas? Allá vamos...

 Tengo que anunciaros que estamos en la recta final de esta segunda novela. Quedarán aproximadamente unos TRES capítulos. Así que os recomiendo que estéis muy atentas a estos últimos!!!


Aquí os dejo todos los capítulos del anterior libro para las que comencéis a leer esta saga:

http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2013/10/relato-fanfic-capitulo-34.html

Y aquí tenéis los capítulos publicados hasta ahora de esta parte;

Capitulo 1; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2013/12/un-giro-inesperado-cap1-saga-always.html
Capitulo 2; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2013/12/un-giro-inesperado-cap2-saga-always.html
Capitulo 3; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2013/12/un-giro-inesperado-cap3-saga-always_25.html
Capitulo 4; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2013/12/un-giro-inesperado-cap4-saga-always.html
Capitulo 5; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/01/un-giro-inesperado-cap5-saga-always_2.html
Capitulo 6; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/01/un-giro-inesperado-cap6-saga-always.html
Capitulo 7; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/01/un-giro-inesperado-cap7-saga-always.html
Capitulo 8; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/01/un-giro-inesperado-cap8-saga-always.html
Capitulo 8.5; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/01/un-giro-inesperado-cap85-saga-always.html
Capitulo 9; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/02/un-giro-inesperado-cap9-saga-always.html
Capitulo 10; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/02/un-giro-inesperado-cap10-saga-always.html
Capitulo 11; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/02/un-giro-inesperado-cap11-saga-always.html
Capitulo 12; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/02/un-giro-inesperado-cap13-saga-always.html
Capitulo 13; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/03/un-giro-inesperado-cap13-saga-always.html
Capitulo 14; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/03/un-giro-inesperado-cap14-saga-always.html
Capitulo 15; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/03/un-giro-inesperado-cap15-saga-always.html
Capitulo 16; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/03/un-giro-inesperado-cap16-saga-always.html
Capitulo 17; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/04/un-giro-inesperado-cap17-saga-always.html
Capitulo 18; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/04/un-giro-inesperado-cap18-saga-always.html
Capitulo 19; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/04/un-giro-inesperado-cap19-saga-always.html
Capitulo 20; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/04/un-giro-inesperado-cap20-saga-always.html
Capitulo 21; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/05/un-giro-inesperado-cap21-saga-always.html
Capitulo 22; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/05/un-giro-inesperado-cap22-saga-always.html
Capitulo 23; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/05/un-giro-inesperado-cap23-saga-always.html
Capitulo 24; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/05/un-giro-inesperado-cap24-saga-always.html
Capitulo 25; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/05/un-giro-inesperado-cap25-saga-always.html
Capitulo 26: http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/06/un-giro-inesperado-cap26-saga-always.html
Capitulo 27; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/06/un-giro-inesperado-cap27-saga-always.html
Capitulo 28; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/06/un-giro-inesperado-cap28-saga-always.html
Capitulo 29; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/06/un-giro-inesperado-cap29-saga-always.html
Capitulo 30; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/07/un-giro-inesperado-cap30-saga-always.html
Capitulo 31; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/07/un-giro-inesperado-cap31-saga-always.html
Capitulo 32; http://passionporlalectura.blogspot.com.es/2014/07/un-giro-inesperado-cap32-saga-always.html






CAPITULO 34
No confíes en nadie






A la mañana siguiente me desperté perezosa. No quería salir de la cama porque sabía lo que me espera fuera: un día tremendamente aburrido y triste. La razón de que estuviese así se debía a que mis dos mejores amigos, Izan y Helen, tenían hoy citas románticas con los amores de su vida, mientras que yo me iba a quedar aquí, en casa sola. Me alegraba mucho de que ambos volviesen a tener hoy una segunda oportunidad con sus parejas, pero echaba tanto de menos a Rob, que era inevitable el sentir envidia por ellos. Necesitaba que ese momento que iban a disfrutar ellos también me llegara. Aún guardaba esperanzas. Solo dos días, dos Samantha, y llegará tu momento.

Ese pequeño resquicio de esperanza, me otorgó suficiente energía para apartar las sábanas de mi cuerpo, levantarme de la cama y bajar a desayunar intentando mostrar mi mejor cara. No quería preocupar a Helen o a Izan. Si realmente les contaba lo que me estaba sucediendo, estaba casi segura, de que ambos anularían sus citas para quedarse conmigo, consolarme y comer juntos más helado de chocolate. Pero ni siquiera el helado de chocolate podía deshacerme este nudo en el estómago. Ahora mismo me consolaba más el pensar que, al menos ellos, iban a tener una segunda oportunidad con sus parejas, que una interminable noche comiendo helado de chocolate y llorando las tres como tontas.

Cuando llegué a la cocina, Izan y Helen ya estaban desayunando y comentando el plan para esa noche.

— Yo creo que me voy a poner la camisa rosa de hilo fino. Es la favorita de Chris y quiero gustarle más que nunca. Y tú, Helen, ¿qué te vas a poner? —dijo Izan metiéndose un trozo de fruta a la boca.

— Pues, había pensado ponerme un tiesto en la cabeza, yo creo que esa es la única forma que tengo de sorprenderle —dijo Helen desanimada.

— ¡Pero bueno! ¿Se puede saber qué te pasa? —dije sentándome en la mesa con ellos y comenzando a desayunar.

— Lo que me pasa es que no quiero ir a esa maldita y asquerosa cita —dijo Helen cabreada.

— Pero, ¿por qué? —dijo Izan quitándole importancia.

— Porque no. Porque paso de ese hombre, solo me va a traer complicaciones. Además, estoy completamente segura de que ya no siente lo mismo —dijo Helen desanimada.

— Complicaciones, complicaciones…Ese hombre lo que te va a dar es una buena ración de sexo romántico, dulce y apasionado. ¡Que buena falta te hace! No un bruto y chulito de gimnasio que no sabe utilizar lo que tiene entre las piernas —dijo Izan elevando su mano.

— No quiero penes, quiero un hombre que me quiera, me mime y se adapte a mis cambios de humor. Para penes ya tengo a Arturo —dijo Helen con total sinceridad.

— ¿Arturo? Helen, ¿quién es Arturo? —dije curiosa.

— ¡Ups! —dijo Helen como si hubiera metido la pata.

— Es su pene con pilas. El que la ha estado satisfaciendo todos estos meses. ¡No es tonta ni nada la niña! —dijo Izan.

— ¡Uy! Y tengo una braguita vibradora que me hace satisface de mil maravillas cuando voy al supermercado.

¿Braguita vibradora? ¿De qué me sonaba a mí eso? Durante un segundo estuve pensando y dando marcha atrás a los recuerdos para saber dónde lo había oído yo. Hasta que caí en la cuenta.

— ¡Serás cochina! ¡Me has robado todos mis juguetes sexuales que pedí por Internet! ¡Incluido mi Manolito! —dije escandalizada.

— ¿Yo? No, no. Yo no conozco a ningún Manolito —dijo Helen chasqueando la lengua.

— Jajajaja, menuda tía. ¡Qué pervertida viciosa! —dijo Izan partiéndose de risa por la situación.

— Encima no te hagas la inocente Helen, que nos conocemos. Me has robado todos los juguetes eróticos que pedí por Internet, incluidas mis braguitas vibradoras y mi Manolito. ¡Confiesa! —dije señalándola con el dedo.

— Bueno, vale, está bien. Lo confieso. Entré a tu habitación, lo vi cerrado, sin que lo dieras uso y me dio pena, así que me lo llevé todo. Y cuando ya estaba saliendo, vi que detrás de la puerta estaba tu Manolito, ahí, el pobre, abandonado y sin uso. Yo le iba a dar una vida mejor, por lo que decidí adoptarle —dijo Helen con cara de niña buena.

— ¡Qué morro tiene la tía! —dijo Izan continuando con su ataque de risa.

— Manolito es mío —dije mirándola desafiante.

— ¡Que más te da! Yo ya le he cambiado las pilas tres veces, le cuido y le mimo. Tú tienes a tu pene Rob. Así que déjate de tonterías y dale el uso que necesita —dijo Helen de forma descarada.

Ni siquiera me molesté en contestarla. No era el día. Había perdido a mi Manolito, pero no me importaba. Sabía que Helen estaba de mal humor por su cita con David. Por una parte, se la veía que no quería ir, pero por otra, no quería faltar. David había dado un paso muy importante y no podía seguir rechazándole. Miedo me daba la reacción que iba a tener en el restaurante cuando se enterara de que todo era mentira.

El día pasó más rápido de lo que quise, y antes de que pudiera darme cuenta, ya casi era de noche e Izan y Helen tenían que prepararse para acudir a sus respectivas citas. Como Izan necesitaba mi enorme cuarto de baño para prepararse, decidí bajar a la habitación de Helen para ayudarla con la ropa. Cuando entré, tenía toda la ropa tirada por el suelo. Estaba totalmente descontrolada. No paraba de sacar ropa de los cajones, probársela por encima y lanzarla al suelo.

— Helen, ¿qué haces? —dije intentando pararla.

— Intentar encontrar algo que diga; mira lo que te has perdido guapo porque ya no lo vas a volver a catar.

— Creo que esa ropa no existe. ¿Por qué no te pones el vestido que llevaste a vuestra primera cita? —dije de forma sugerente.

— Demasiado romántico, no estoy para telenovelas —dijo Helen continuando con su tarea de tirar todo por el suelo.

— ¿Y qué tal si te pones ese vestido blanco precioso que te pusiste en la celebración de mi cumpleaños? Era muy escotado y recuerdo que David perdió los ojos en tu escote —dije sabiendo que la iba a convencer.

— ¡Buena elección! Así le mando a paseo antes por baboso. Decidido, me llevo ese. ¡Qué haría yo sin ti! —dijo Helen caminando hacia a mí para abrazarme.

— Pues lo mismo que David sin ti; nada. Así que ya sabes lo que tienes que hacer —dije dejándola claro cuál era mi opinión.

Antes de que Helen pudiera contestarme, mi móvil me avisó de un nuevo mensaje. Mi mano se dirigió hacia mis bolsillos traseros para cogerlo. En la pantalla me figuraba un nuevo mensaje. Lo abrí con impaciencia esperando que fuera él. Necesitaba tener noticias suyas. Ya había pasado más de un día.

<< Me ha chivado un pajarito que este fin de semana estás sola, ¿no pensarás encerrarte, no? Llámame y si quieres salimos hoy a tomar algo. ¿Te apetece? Besos, Hugo >>

¿Un pajarito? Más bien una pájara con nombres y apellidos; Helen. La verdad, era buena opción llamar a Hugo para distraerme y no darle más vueltas a otras cosas. Pero llamarle hacia que me sintiera mal, como si no le dejara continuar con su vida. No, definitivamente no le iba a llamar.

— Por tu cara intuyo que no es tu amado Rob —dijo Helen comenzando a recoger todo el desastre.

— Por tu tono de voz y lo bruja que eres, intuyo que ya sabes de quien se trata —dije devolviéndosela.

— Queda con él, no quiero que estés sola. Y Hugo te ayudará a distraerte y a no pensar en Rob aunque solo sea por una hora. Prométeme que lo llamaras —dijo ella insistiendo.

— Sí, sí, sí, ya veré que hago —dije esquivando su promesa.

Veinte minutos después, Helen ya estaba lista en la puerta esperando a que Izan terminara de arreglarse. Como él tenía aparcado en mi casa su coche, iba a ser el encargado de llevarla hasta el restaurante donde David y ella se iban a encontrar. Una hora más tarde, Izan bajó por las escaleras brillando más que suelo de mármol de mi casa. Mientras que Helen solo había tardado media hora en arreglarse, Izan tardó casi dos horas en ello, según él porque debía de estar impecable para su gran noche con su marido. Una vez que me dieron mil besos y abrazos y me exigieron que saliera con Hugo, yo les desee suerte y ambos se fueron en el descapotable de Izan. Con un poco de suerte, ambos terminarían disfrutando de la noche y durmiendo en casa de sus respectivas parejas. Bueno, la verdad era que con Helen lo veía más complicado.

A la media hora de irse, alguien llamó a mi puerta. Por un momento, pensé que igual Izan se había olvidado su gloss para los labios, pero no. Delante de mí tenía a Hugo, a mi Hugo. No supe porque, pero verle, me reconfortó. Con una sola mirada suya dejé caer todo el peso de preocupaciones que tenía por dentro. Salí hasta la puerta, y lo abracé. Algo dentro de mí me decía lo mucho que echaba de menos el tenerlo a mi lado. Echaba de menos esas tardes juntos a la salida del rodaje, nuestras escapadas y sobre todo, nuestras conversaciones. Pero sabía que las cosas ya no podían ser como antes. Al igual que él me había dado mi espacio para hacer mi vida con Rob, yo tenía que darle el suyo para hacer su vida con otras personas.

— ¿Cuándo te diga que he traído esas cervezas que tanto te gusta que tienen tequila, me vas a dar otro abrazo como este? —dijo Hugo pegado a mi cuello.

— Pasa dentro con esas cervezas y ya veremos —dije dejándole paso.

Mientras Hugo pasaba hasta el salón y sacaba un par de cervezas, yo me dirigí hacia la cocina para poner en varios cuencos algún aperitivo para él. Yo tenía el estómago revuelto y no me apetecía comer nada, aunque no le iba a hacer ascos a mi cerveza favorita. Cuando aparecí en el salón con los cuencos de comida entre las manos, Hugo se levantó del sofá para ayudarme.

— Veo que todavía recuerdas cual era la cerveza que más pedía cuando salíamos a tomar algo juntos —dije a modo de recordatorio.

— Por supuesto que lo recuerdo. Al igual que recuerdo que te encanta desayunar fruta con un buen café y devorar esas horrorosas galletas de chocolate que te dejan los dientes negros —dijo Hugo con una sonrisa nostálgica.

Durante unos segundos se creó entre nosotros un silencio incómodo. Ambos nos miramos y recordamos todos esos momentos que habíamos vivido juntos como amigos y como pareja. Todos esos días que pasamos juntos, nos ayudó a conocernos más de lo que ninguno de los dos se esperaba. Hugo siempre había sido un hombre atento y detallista, y todavía, después de todo lo sucedido, me lo seguía demostrando. Intenté apartar la mirada de él para que no notara lo mal que me encontraba por dentro. No sabía lo que me ocurría con él, pero siempre terminaba abriéndome y contándole todas mis preocupaciones, cosa que no hacia ni con Rob, ni con el resto de mis amigos.

Justo cuando iba a cambiar de tema y preguntarle si ya había conocido alguna chica, mi móvil me avisó de un nuevo mensaje. Esta vez provenía de un número oculto.

<< Mientras la pobre chica de moda está preocupada por su novio, él se lo está pasando en grande recordando sus mejores momentos del pasado…>>

Debajo de ese mensaje, había una foto de una copa y una mano que la sostenía. Me fijé al detalle si esa mano era o no la de Rob, pero no lo reconocía. La foto era oscura y no se apreciaba del todo. Un nervio comenzó a instalarse en mi estómago. No, no podía ser. Esto tenía que ser una broma. O alguien estaba gastándome una broma pesada, o Katherine estaba haciendo de las suyas. Lo más seguro iba a ser que fuera ella. Quería instalar el miedo y la preocupación en mi cuerpo, pero no lo iba a conseguir. Esta vez no tenía ni la más mínima intención de caer en su juego.

— ¿Qué sucede? Te ha cambiado la cara —dijo Hugo preocupado.

— No pasa nada, tranquilo. Era un mensaje de Izan —dije mintiéndole.

No quería preocupar a Hugo con mis problemas. Si él veía este mensaje, lo más seguro era que mi móvil terminara en el fondo de la piscina. Una manera rápida y sencilla de librarme de las preocupaciones. Pero necesitaba tener el móvil operativo por si se le ocurría dar señales de vida a Rob.

— ¿Qué te iba a decir yo? ¡Ah, sí! Las chicas. Cuéntame, porque estoy segura de que alguna cita has tenido —dije intentando cambiar de tema.

— Sí, alguna cita he tenido. Ya sabes cómo son mis amigos, siempre me quiere ver liado con alguna. Pero de momento, nada serio —dijo Hugo quitándole importancia.

— ¿Y qué tal están tus amigos? —dije tratando de no pensar en el mensaje.

— Solteros, desesperados y muy salidos. Ahora me utilizan como objeto para atraer a las chicas, y así presentárselas. ¡Menudos amigos que tengo! —dijo Hugo riéndose.

Intenté reírme pero algo lo evitaba. Antes de que pudiera decirme a mí misma que olvidara ese mensaje y disfrutara de la noche con Hugo, mi móvil volvió a avisarme de un nuevo mensaje. Esta vez fui más precavida y antes de abrirlo, me disculpé con Hugo.

— Si me perdonas, tengo que ir un segundo al baño —dije levantándome del sofá.

— Sí, claro. Como no —dijo Hugo levantándose él también.

No me molesté en mirar hacia atrás. Corrí hasta el baño más cercano y me encerré en él. En cuanto apoyé mi espalda en la puerta, desbloqueé el teléfono y abrí el mensaje, el cual provenía, de nuevo, de un número oculto.

<< Quizás te convenció de que no te fue infiel, quizás te dijo que no volvería a caer en el alcohol y las drogas, quizás te dijo que este viaje solo era un viaje de negocios. Pero yo te puedo demostrar que todo lo que te dijo ha sido mentira. Tu relación con él es una auténtica mentira >>

Nada más terminar de leer el mensaje, vi la foto que lo acompañaba. Era una foto de Rob en algún bar o discoteca. Estaba apoyado en la barra y en su mano derecha tenía una copa de alcohol. La copa estaba inclinada en dirección a sus labios. La foto era reciente, por lo que la persona que me había enviado este mensaje tenía razón; Rob estaba bebiendo de nuevo. Al fijarme con más detalle, vi que encima de la barra, justo a su lado, había una bolsa transparente llena de pastillas azules. Mis sospechas se confirmaban; Katherine estaba de nuevo en acción tramando un nuevo plan. Un viaje de ellos dos solos era la mejor oportunidad para jugársela a él e intentar confundirme a mí.

No sabía que hacer o cómo actuar. Ni siquiera supe que fue lo que me impulsó a buscar en la agenda del móvil mis contactos. ¿A quién podía llamar? ¿Quién me podía ayudar? Probé con Rob aunque supiese que no iba a servir para nada. Justo, apagado o fuera de cobertura. Seguí buscando entre los diferentes nombres. No podía llamar a Helen o a Izan. Esta noche ambos tenían una cita importante y no iba a ser yo la que se lo estropease. Por primera vez desde hacía mucho tiempo, ambos tenían una segunda oportunidad con sus parejas y yo no era capaz de destrozar ese momento por mucho que hubiera en juego. Entonces, apareció un nombre que no esperaba en la pantalla del teléfono. Era mi única salvación, así que le di a llamar. Pero no pasaron ni dos segundos cuando un contestador automático me dijo que ese móvil estaba apagado. ¿Casualidad? ¿Por qué iba a tener Andrea el teléfono apagado? Ella nunca lo apagaba, era su gran tesoro y nunca se separaba de él. Volví a insistir desesperadamente, pero nada.

Mi mente comenzó a pensar de forma retorcida. ¿Y si Andrea me había engañado y estaba ayudando a su hermana en su venganza? ¿Y si ella estaba detrás de todo? En ese momento, recordé que el video que me mandó Katherine de Rob y ella acostándose estaba grabado desde lejos. Ambos tenían las manos ocupadas y el que grababa estuvo en movimiento, por lo tanto, había una tercera persona en esa habitación. ¿Y quién más podía ser que su propia hermana? Me comenzaron a temblar las piernas por los nervios. La sola idea de imaginarme que Andrea estaba detrás de todo esto hacia que me entraran ganas de vomitar. Si Andrea había conseguido engañarme de nuevo, Rob nunca me lo iba a perdonar y yo tampoco.

Comencé a sentir un revoltijo de nervios en el estómago. La poca cerveza que pude tomar, estaba comenzando a subir y bajar. Un sudor frío me recorrió todo el cuerpo y mis ojos se nublaron. Camine hasta el lavabo y me apoyé en él. Intenté echarme agua pero antes de que pudiera abrir el grifo, mi móvil vibró. Tenía un nuevo mensaje, esta vez era un video. Le di al play y lo primero que vi fue la imagen de Rob borracho y completamente desubicado.

— ¡Joder, no! ¡Otra vez no! Se lo prometí…—dijo moviéndose de un lado para el otro.

— Cariño, como en los viejos tiempos. ¿Recuerdas lo bien que nos lo pasábamos antes? Sé que lo echabas de menos, pero ahora tú y yo podemos vivirlo de nuevo —dijo la voz de Katherine por detrás del teléfono.

— ¿Cómo he llegado a esto? —dijo Rob con tristeza y sin poder sostenerse de pie.

— ¡Oh, cielo! ¿No te acuerdas? Tu solito has llegado hasta aquí y te has pedido unas cuantas copas. Y después te has puesto pesado y me has pedido algo de mi mercancía —dijo ella con desdén.

— Yo no he hecho eso…—dijo él cerrando los ojos.

— Ah, ¿no? Entonces dime como ha llegado la droga hasta tu nariz —dijo ella enfocándole las fosas nasales llenas de polvo blanco.

— Yo no…—dijo él sin fuerzas para hablar.

— ¿Recuerdas algo de lo que has hecho esta noche conmigo?

— No, no sé, no sé cómo he llegado hasta aquí —dijo Rob agarrándose a la barra mientras trataba de limpiarse el polvo blanco que asomaba por su nariz.


En ese preciso momento, el video se detuvo y llegó un mensaje:

<< Ven al bar Santa Fe a las afueras de Los Ángeles a recoger la basura que he dejado. Nunca fue mío pero nunca será tuyo. Katherine >>

Entre el video, las imágenes de Rob, sus palabras, ese dichoso y maldito polvo blanco y las amenazas de Katherine sugiriendo que le había podido suceder algo muy grave a Rob, mi estómago ya no pudo más y echó todo lo que se encontró a su paso. Vomité como nunca antes. Sentía asco, decepción, miedo, ira, ofuscación, impotencia y no dejaba de temblar de nervios a la vez que vomitaba. Ni siquiera tuve tiempo de llegar hasta el retrete, así que eché todo lo que tenía en el estómago en el lavabo. Antes de que me diera tiempo a soltar el móvil y sujetarme el pelo, Hugo entró como un rayo al cuarto de baño y me sujetó la cabeza para que vomitara tranquila.

— ¡Samantha! ¡Dios, que susto me has dado! Pero, ¿qué te pasa, pequeña? —dijo Hugo recogiéndome el pelo y acariciándome la espalda.

Quería contárselo, ya no había vuelta atrás, pero no tenía fuerzas para hablar. Solo vomitaba y lloraba. Aunque no pudiera hablar, Hugo era muy observador y en cuanto vio la pantalla de mi móvil encendida, lo cogió y miró los mensajes amenazadores que me había estado enviando Katherine toda la noche.

— Pero, ¿qué narices…? No, dime que esto no es cierto —dijo Hugo al leer los mensajes.

— Hugo…—dije limpiándome la boca.

— No puede existir en el mundo alguien tan cruel que te haga daño precisamente a ti. Primero Andrea, jugando con tu dolor y ahora Katherine, amenazándote con destruir por completo a Rob. Ahora mismo voy a ir a ese bar y…

Pero antes de que Hugo pudiera terminar su frase, mi móvil sonó. Esta vez era una llamada. Podía imaginarme quien era y no sabía si iba a tener las fuerzas suficientes para contestar. Hugo miró la pantalla y dijo:

— Es Andrea.

— Acércamelo, necesito hablar con ella —dije sorprendida de la llamada.

— Sam, no deberías. Ella podría estar detrás de todo esto —dijo Hugo advirtiéndome.

— Me da igual. Pásame el teléfono, por favor. Necesito saber que quiere.

Cuando por fin me pasó el teléfono, cogí la llamada y hable con ella.

— ¿Andrea? Te he llamado antes y no me lo cogías. ¿Dónde narices estás? Necesito preguntarte algo —dije cabreada.

— Ahora no puedo hablar. Necesito que me escuches y quiero que lo hagas con atención. Sé que mi hermana esta con Rob en el bar Santa Fe a las afueras de Los Ángeles, pero uno de los camareros me ha dicho que Katherine tiene la intención de irse. Necesito que vayas urgentemente para allá y la entretengas todo el tiempo que puedas —dijo Andrea en voz baja y algo alterada.

— Andrea, ¿qué estás tramando? No pienso seguir tu juego ya bastante tengo con tu hermana. Si Katherine se va de ese bar, tú sabrás. A mí el que me importa es Rob y sé que él está allí. Si tengo que hacer algo en ese bar es sacar a Rob de allí cuanto antes —dije cada vez más enfadada.

— No puedo contarte el porque te pido esto. Solo confía en mí y entretén a Katherine. ¡Hazlo! —dijo ella contestándome de mala manera.

Ni siquiera pude llegar a contestarla porque antes de que llegara a hacerlo, Andrea ya me había colgado. Me quedé mirando el móvil sin saber muy bien que hacer o decir. Hugo, que estaba a mi lado y había escuchado la conversación, me sacó de mi ensoñación y dijo:

— ¡Que ni se te pase por la cabeza ir a ese bar! ¡Te están intentando hacer una encerrona entre las dos!

Pero ya era tarde, iba a ir de todas formas. Incluso antes de que me llamara Andrea, ya pensaba ir a ese bar a sacar a Rob de allí. No entendía nada y ya no sabía que pensar. No confiaba en Andrea. Ella no me había llegado a demostrar nada, ni bueno ni malo. Por lo que no podía saber si sus intenciones eran buenas o malas. En este tiempo pensé que algo dentro de ella había cambiado. Pero ahora mismo ya nada era certero. Ni siquiera me iba a molestar en pensar que era lo que podía estar tramando Andrea.

— Samantha, escúchame. Quita esa mirada, por favor, porque sé exactamente lo que significa. No puedes ir allí. Si vas, harás justo lo que ellas quieren —dijo Hugo preocupado y algo desesperado.

— Rob está allí y probablemente en muy mal estado. Tengo que ir a sacarlo de allí antes de que sea demasiado tarde —dije saliendo del baño y yendo a por mí bolso.

— Iré yo. Deja que vaya yo y lo sacaré a Rob. Pero tú quédate aquí lejos de esas dos arpías —dijo Hugo cogiéndome del brazo para detenerme.

— No, Hugo. Tengo que ir yo y zanjar este tema de una vez. No me voy a acobardar ni a esconderme en casa, porque si realmente quieren hacerme daño lo terminarán haciendo igual, este o no en casa y tú no me podrás proteger siempre —dije con sinceridad.

— Pues entonces voy contigo —dijo Hugo sentenciando nuestra conversación.

Era el momento de poner fin a este asunto. Tenía que ir sí o sí. Me daba igual el plan que tuviera Katherine en mi contra, me daba igual lo que estaba haciendo Andrea y me daba igual lo que me ocurriese. Mi prioridad era sacar a Rob de ese bar cuanto antes, llevarle al hospital más cercano para asegurarme de que estaba bien y después mandar directamente a la mierda a esas dos hermanas. Nada ni nadie me iba a separar de Rob y mucho menos esas dos locas. Ya estaba harta. Ahora mismo lo único que podía separarnos era el problema que tenía Rob con el alcohol y las drogas. Pero ni tan siquiera por ese motivo lo iba a permitir. Esperaba que, después de lo que había sucedido esta noche, entrara en razón y pidiera ayuda.

Hugo insistió en llevar su ranchera. Era grande y espaciosa por lo que íbamos a ir mucho más cómodos que en mi pequeño Mini, además yo no conocía ese bar y él sí. Ambos hicimos el camino en silencio y yo aproveché ese momento para pensar y darle vueltas a todo. ¿Qué hacia Rob en Los Ángeles? ¿A caso no me dijo que se iba fuera de la ciudad a arreglar los problemas económicos de Katherine? ¿Ella no vivía en Nueva York antes de que regresara? Muchas preguntas sin respuesta. No entendía nada, pero de una cosa estaba segura; Katherine había vuelto a engañarlo. ¿Cómo podía estar tan ciego y no darse cuenta? ¿Cómo podía caer una y otra vez en sus mentiras? Cuando se marchó con ella lo hizo a cambio de una promesa, la promesa de regalarnos un final feliz. Nuestro final feliz. Estaba claro que íbamos a tener que aplazarlo de nuevo.

Una vez que aparcamos el coche en la parte de atrás del bar, Hugo y yo nos bajamos y caminamos hacia la entrada. La escasa decoración del bar me recordó a los antiguos bares que salen en las películas de vaqueros; madera oscura, desgastada y astillada, suciedad y polvo por todas partes, poca iluminación y camareros y camareras medios desnudos con un sombrero en la cabeza. El lugar olía apestosamente mal, una mezcla de sudor masculino, tabaco y otras sustancias indescriptibles. Según entré, intenté localizar a Rob por alguna parte, pero el lugar era demasiado oscuro y había demasiada gente tanto sentada en rincones apartados como de pie en mitad de la pista de baile.

— Será mejor que nos acerquemos a la barra, allí hay más luz y podemos ver todo el local. Sino preguntaremos a algún camarero —sugirió Hugo.

Hice caso a la recomendación de Hugo y ambos nos acercamos hasta la barra. Me puse de espalda a la barra y comencé a buscar a Rob por todos los rincones del bar, pero nada. O estaba atrás del todo u oculto entre la gente, ya que no había ni rastro ni de él ni de Katherine.

— Voy a echar un vistazo por atrás para ver si lo veo. Tú quédate aquí y si lo ves me avisas —dijo Hugo.

Asentí y lo vi marchar hacia la parte más oscura del bar. Intenté seguirlo con mis ojos pero alguien me agarró del brazo e hizo que lo perdiera de vista. Me giré hacia la persona que me había agarrado del brazo, y al ver quién estaba detrás de la barra sirviendo copas, me sorprendí.

— ¿Qué haces tú aquí?

— Ya te lo dije, soy pluriempleado. Veo que tú estás tan preciosa como siempre. Permíteme que te invite a algo —dijo Charlie semidesnudo sirviéndome una copa.

— No, gracias. No quiero tomar nada y mucho menos alcohol. Solo he venido a buscar a alguien —dije sin dar más explicaciones.

— No tiene alcohol, solo es una Coca-Cola y por lo blanca que estas creo que te sentará bien —dijo él acercándomela.

— He vomitado —dije justificando el color de mi cara.

— Pues con más motivo. La Coca-Cola es buena para el estómago y te ayudara a tranquilizarlo —dijo él guiñándome un ojo.



Esa frase hizo que mi mente recordara los remedios que tenía mi madre para curarme la tripa cuando estaba mala. Ella siempre me daba ese refresco porque decía que me iba a ayudar a quitarme el dolor, y así era, nunca fallaba. Ese recuerdo junto con la enorme sed que tenía, hizo que aceptara la invitación de Charlie y me bebiera el refresco de un solo trago. Estaba frío y junto con el sabor a limón, me calmó la sed y el dolor de estómago. Justo antes de que pudiera darle las gracias al siempre sexy Charlie, vi por el reflejo del cristal que tenía enfrente, a Katherine caminar directa hacia a mí. Esta era mi oportunidad, ahora o nunca.





Antes de nada quiero deciros dos cosas:

1) Mañana Viernes sale la Antología 2.0 con 14 relatos eróticos y entre ellos está el mio. El en post de mañana tendréis el enlace de descarga (es gratuito!!!)

2) Los sábados hago un Miniconcurso en el facebook de la página y sorteo 6 páginas de adelanto del capitulo de la semana que viene. El concuros es muy fácil así que animaros a partipar. Sabado a las nueve de la noche en la página:





Y ahora....¿Que os ha parecido? ¿Que creéis, se va a liar gorda? Pues preparaos porque el final es apoteosico...

Comenten

Besitos Dulzuras

miércoles, 30 de julio de 2014

Nuestros hombres literarios

Buenos días  seguidores :)!

Ya estamos a miércoles  !! y eso quiere decir dos cosas, por un lado queda  menos ya para el fin de Semana  y por otro significa que volvemos  con la sección de nuestros hombres literarios , que viene cargada de chicos guapos que nos alegraran el día;)






¿Quieres participar en esta sección? Muy fácil:

Envíame a mi correo samybloggerpassion@gmail.com una foto de un personaje masculino literario tal y como té le imaginabas al leer el libro. Por ejemplo, cuando yo leí Cincuenta Sombras de Grey me imaginé que Christian Grey era Matt Bomer. Por lo que la foto que enviaría sería una de Matt Bomer. Podéis enviarme la foto que queráis y del personaje que os apetezca. Solo me tenéis que indicar el nombre del personaje literario que es.



Para Fátima, seguidora del blog, Alex Banrell ( Por esa boca ) es....


                                     WILLIAM LEVY                                            





                                                  



     



Para Sandra, seguidora del blog,  Sam (Los príncipes azules también destiñen ) es....



PAUL WALKER













Para Elena, colaboradora del blog,  Liam ( El chico que se escabulle por la ventana de mi habitación ) es...



LIAM HEMSWORTH

















Antes de terminar quiero volver a animaros de verdad  a participar en esta sección,para ello solo tenéis que enviarme fotos de el personaje que os imaginéis indicando  el nombre del personaje , espero vuestras fotos ;) 

Hoy lo tengo claro me quedo con William Levy  sin dudarlo jeje

¿Con cual os quedáis?

Comenten

Besitos Dulzuras

martes, 29 de julio de 2014

Reseña Evade ,La sirena perdida

Hola Muy buenos dias que tal??

Me llamo Elena  y soy colaboradora de este blog y hoy vengo con una nueva reseña , se trata de Evade ,la sirena Perdida de Diana Al Alzem

La verdad es que aún no he podido leer este libro pero al leer la sinopsis me ha dejado totalmente intrigada , en primer lugar porque no suelen aparecer historias como esta.

Además me ha dejado muy intrigada saber como continuará  esta historia que me parece bastante interesante.

Por otro lado he podido leer comentarios sobre este libro que me han animado mucho mas a leerle por lo diferente que es y lo gratamente sorprendida que ha quedado la gente que le ha leido.

Por ultimo la portada del libro me parece preciosa y te invita a leerle .

Por todas estas razones os le recomiendo ;)

Si queréis saber donde podéis obtener estos libros os puedo aconsejar donde, dejarme un comentario con vuestro correo o enviarme un correo asamybloggerpassion@gmail.com

Os dejo el enlace en el que podreis comprar el libro por 1,50 e , merece la pena ;)

http://www.amazon.es/Evadne-sirena-perdida-Diana-Azem-ebook/dp/B00HGUVRC2/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1405866975&sr=8-1&keywords=evadne+la+sirena+perdida
Disfrutar de la reseña ;)

Titulo: Evade ,La sirena Perdida
Autor/a: Diana Al Alzem
Paginas: 440
Editorial: Autopublicado
Genero: Romantica/erotica
Serie:Evade ,la sirena perdida  #1
Idioma: Español
Fecha de publicación 29 de Diciembre de 2013
Calificación: ?






Sinopsis

Nunca olvidaré la sensación de ahogo que me produjo estar tanto tiempo bajo el agua. La falta de oxígeno bloqueó mis pulmones provocando pequeños espasmos en mi cuerpo, y la poca luz que penetraba bajo el mar se fue apagando poco a poco.
Medio inconsciente sentí que algo agarraba mi cintura para arrastrarme a las profundidades del océano, y fue entonces cuando perdí el conocimiento por completo.
No recuerdo cómo ni cuándo conseguí salir a flote, pero en algún momento del atardecer me hallé a la deriva sobre una tabla de surf, a unos quinientos metros de la costa de Tarifa.
Gracias a una patrulla de guardacostas que supervisaba la zona, pude volver a casa. Jamás encontraron una explicación al hecho de que una niña de tres años sobreviviera en mitad del mar bajo aquellas temperaturas invernales.


Hasta aqui la reseña de hoy

¿Conociais este libro?

¿Qué os ha parecido?

Comenten,besos

lunes, 28 de julio de 2014

Frases de libros

Buenos días seguidores:)!

Empezamos una semana muy especial. Esta semana comenzará la cuenta atrás, el jueves pondré en el blog el primero de los tres últimos de mi segunda novela. Y el viernes por fin podréis descargar la Antología 2.0. Así que, ¿preparadas para empezar esta semana?

Chicas no os olvidéis de seguir mandándome frases a pesar de ese parón momentáneo por vacaciones ok?





Una vez dicho esto vamos con las frases que me habéis ido enviando...

Quiero que en esta sección participemos todos, no solo yo. Por eso quiero que me enviéis vuestras frases de los libros que queráis a mi correo samybloggerpassion@gmail.com . Podéis enviarme una foto que hayáis sacado con vuestro teléfono o directamente la frase. Eso como queráis;)


Frase de Natalia, seguidora del blog:



"—En mis ojos, fuiste mía desde el momento en que te vi en el Starbucks con tu amiga. En mi
mente, eres mía desde que trabajabas en las cocinas y te vi sonreír. En mi cabeza, eres mía desde que
probé la nata que tenías en la boca aquel día que te caíste. En mi corazón, eres mía desde que, como
una leona, me hiciste el amor en el almacén. Y en mi vida, eres mía desde que hoy te he tenido para
mí y me he dado cuenta de que eres mi mujer."


(Adivina quien soy, Saga Adivina quien soy, Megan Maxwell)






Frase de Macarena, seguidora del Blog:



"- Mírame, amor mío, quiero ver esa luz dorada hasta el final, sumergirme en ella. Quiero que me recuerdes, ¿lo oyes? No me olvides, te buscaré a través de los tiempos, pero tienes que esperarme. Jura que lo harás.
- Lo juro"


(Los tres nombres del lobo, Lola P.Nieva)





Frase Sandra,seguidora del blog:



"— Claro que lo sabes. Ahora lo estás haciendo. Tú sola presencia hace que lo único que tenga en la mentes seas tú y no cualquier otra mierda. No necesito un hospital, un psiquiátrico o una absurda terapia para ex adictos. Solo te necesito a ti a mi lado, que despidamos juntos el anochecer y demos la bienvenida al amanecer, abrazados en la cama. Tú eres mi cura, la que me hará olvidar lo malo de mi pasado y me recordará lo bueno que tengo en el presente y espero que en el futuro —dijo convencido.
— ¿Y si no es suficiente? —dije dudosa.
— Lo es. Sé perfectamente que tenerte a mi lado será mi mejor cura, y ¿sabes porque? —dijo él mirándome decidido.
— ¿Por qué? —dije esperando su respuesta.
— Porque cada vez que acudías a esos antros a buscarme el alma se me partía en mil pedazos. Me daba vergüenza que me vieras en ese estado. Y cada vez que volvía a casa me arrepentía de caer en la tentación. Al principio pensé que lo hacías por pena, pero cuando vi que estabas dispuesta a arriesgar tu vida en esos lugares y a cuidarme a pesar de mi mal aspecto supe que tenía que parar. Tú no te mereces eso y nunca más, recuérdalo bien, te haré pasar por ese tipo de situaciones. Quiero ser mejor persona por ti y quiero que te sientas orgulloso de mí, no triste y decepcionada por verme en ese estado —dijo Rob inspirando profundamente.
— Lo estaré, sé que no me decepcionarás —dije segura de él y de mi misma."


(Un giro inesperado, Saga Always, Samanta Rose)





Frase de  Samanta, dueña del blog:


“—Nena… No sé decir las cosas que quieres escuchar. —Solo tienes que repetir. Es solo un te quiero. —No quiero repetir. No es lo que siento. Yo siento muchas cosas más. Pero no sé decirte que mi vida gira a tu alrededor, que si soy tan rancio es porque no quiero compartirte con nadie, que no me imagino la jodida vida sin ti. ¡Y que, joder, que acabo de hacerlo contigo y todo tiene sentido! Da igual que nos hayamos puesto cerdos, que hayamos gritado y hecho cosas de esas de las que luego ni siquiera queremos hablar… Da igual porque al final siempre me da la sensación de que hemos hecho el amor. Nena… Pero ¡si no puedo pensar en otra cosa que no seas tú! Te tengo en la cabeza todo el puto día. Si te mueves hasta te siento, aunque la puerta esté cerrada. ¡Mierda, Silvia! ¿No te das cuenta? Te adoro. Ya no creo en nada que no seas tú…”


(Persiguiendo a Silvia, Elisabet Benavent)






Frase de Elena, colaboradora del blog:


"-No entiendo-dijo el -.¿Cuál es la diferencia?
-No -dijo,lentamente -.Tú no entiendes .Las cosas que has hecho son demasiado terribles para ser perdonadas alguna vez, y ni siquiera sabes que son terribles.Y es por eso que no .Es por eso que nunca  Nunca te perdonaré. Nunca te amaré.Nunca.
Vio que cada palabra lo golpeó  como una bofetada .Cuando él tomó aire para responder , blandió la hoja de Eósforo hacia él , hacia su corazón."


(Ciudad de fuego celestial , Cassandra Clare)










Chicas!! Menudas frases tenemos hoy....(sobre todo por la de mi libro) jejej. Esta vez voy ha escoger otra, me quedo con la de mi compi Elena.

¿Y tu? ¿Con cual te quedas?

NO OS OLVIDÉIS DE MANDARME MAS FRASES QUE ESTAMOS SECAS jejeje


Besitos Dulzuras